• El Rack

COMO CUIDAR TUS JEANS

Cuando encontramos ese jeans que nos queda perfecto, que nos sirve para toda ocasión, que resalta nuestros atributos, es lógico que queramos darles el uso y lavado más apropiado para que su apariencia perdure lavada tras lavada, viéndose lo menos afectada posible.

Para empezar debes saber que hay dos tipos de tejidos: los de 100% algodón, y hacen que tus jeans de trabajos duros sean más gruesos, resistentes y rígidos; y también están los prelavados, que son un tratados antes llegar al público para lograr el look desgastado que caracterizará su diseño.

A pesar de esta diferencia, el cuidado en ambos casos es el mismo. A decir verdad, no es una tarea muy difícil. Solo es cuestión de considerar y aplicar ciertos consejos, como los que encontraras a continuación:

  • Aunque no lo parezca, el lavado es un proceso abrasivo para los tejidos de mezclilla, incluso para los más fuertes. Según famosas casas del género como la pionera Levi Strauss, no es necesario lavar el pantalón después de un solo uso. De hecho, lo ideal es esperar a unos 3 o 4 usos antes de lavarlo.

  • Los pantalones de mezclilla se lavan con los cierres subidos, los botones cerrados y al revés, siempre. De esta forma preservas los diseños o apliques en la parte frontal de la tela y esto importantes componentes a la vez.

  • ¡Olvida el agua caliente! ¡Es el enemigo de las fibras más elásticas! Si las usas, tus jeans se estirarán rápidamente perdiendo su forma. Usa solamente agua fría.

  • Lavarlos a mano sería lo ideal si buscas preservar los modelos de telas más delgadas (pero no hay problema si decides optar por la lavadora en ciclos delicados). Puedes sumergir tus prendas en un recipiente con agua fría y jabón para ropa delicada durante unos 20 minutos. Pasado ese tiempo, enjuágalos inmediatamente.

  • No utilices blanqueadores o productos con cloro ya que dañarán la fibra del pantalón.

  • Para eliminar una mancha localizada, puedes aplicar un poco de detergente diluido sobre ese área y frotar con delicadeza. Después de este proceso puedes simplemente enjuagar la prenda o seguir con el lavado cotidiano.

  • Colgar la prenda en tanto termines de lavarla es un ganar-ganar. Así evitas que se formen arrugas (y te saltas el planchado, prolongando su aspecto y ahorrándote tiempo y esfuerzo) y que la tela se torne maloliente por la humedad.

  • Basándonos en lo anterior, te aconsejamos no utilizar secadoras. Solo cuélgalos y permite que se sequen libremente en un área donde circule el aire.


Ya ves que no se requiere ingeniería de la NASA para mantener tus pantalones luciendo como nuevos por más tiempo. Solo adapta ligeramente tu rutina de lavado según lo anterior para ayudar a tus jeans a verse como recién salidos de la tienda.

267 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now